Publicado el Deja un comentario

La asepsia: la importancia de la desinfección en la clínica dental

Asepsia en la clínica dental, esterilización y desinfección

La asepsia dental garantiza un entorno laboral libre de contaminación. La desinfección ha cobrado más importancia si cabe en los últimos meses a causa de la aparición del COVID-19.

Es fundamental mantener la clínica dental desinfectada para garantizar la seguridad de colaboradores y pacientes, así como para evitar la propagación de los contagios.

Cualquier elemento de la clínica debe pasar por un exhaustivo proceso de desinfección.

La asepsia procede del ámbito de los quirófanos, y comprende todo el conjunto de técnicas y procedimientos para crear un ambiente libre de patógenos en la clínica.

Dentro de la serie de actuaciones que incluye la asepsia se encuentran tanto los equipos de protección individual de los y las colaboradoras, la desinfección del espacio destinado a las intervenciones, la protección estéril de la aspiración y la irrigación, o la constante desinfección de mesas, pomos, objetos, o cualquier elemento de uso compartido.

La importancia de la asepsia en odontología

La asepsia en odontología siempre ha representado una parte muy importante de la fase de preparación de las intervenciones.

En una clínica dental, entendemos por asepsia la ausencia completa de cualquier organismo infeccioso.

A esta altura, es importante aclarar la diferencia entre asepsia y antisepsia, siendo esta última la serie de actuaciones que se ejecutan en los tejidos vivos.

En odontología en general, y en la gestión de una clínica dental en particular, existen varios niveles de asepsia:

  • La asepsia general de las salas y el mobiliario
  • La desinfección de los materiales de intervención
  • La protección de los pacientes
  • La protección de los profesionales y sus colaboradores

En cuanto a los materiales a desinfectar en una clínica dental, también podemos hacer una subdivisión según su importancia a la hora de garantizar la seguridad y la salud, tanto de los pacientes como de los profesionales.

  • Materiales e instrumentos no críticos: En este grupo se incluyen todos los instrumentos que entran en contacto con el paciente, pero que no forman parte de la propia intervención.
  • Instrumentos semicríticos: En este grupo se integran aquellos instrumentos que entran en contacto con mucosas o con tejidos no intactos del paciente.
  • Instrumentos críticos: Son aquellos que entran en contacto directo con los tejidos orgánicos o la sangre. Su desinfección debe ser muy rigurosa. En muchos casos, en lugar de desinfectarlos, se procede directamente a su sustitución.
asepsia en odontología

Elementos claves de la asepsia en clínica dental

En este momento hacemos una distinción entre los dos grandes grupos en los que se puede dividir el proceso de asepsia en una clínica dental.

Esta diferenciación está marcada por la cantidad de microorganismos que se logra eliminar en cada proceso.

  • Desinfección: La desinfección hace referencia a la disminución o reducción de los patógenos y microorganismos en un área determinada de trabajo. Esto incluye todo el mobiliario, los elementos de uso compartido, las superficies, los pomos de las puertas y cualquier elemento físico en el que los patógenos puedan depositarse.
  • La esterilización: Cuando hablamos de esterilización nos referimos al procedimiento por el cual se elimina completamente cualquier microorganismo. La esterilización es el nivel más alto de control de infecciones. Cualquier instrumento que entre en contacto con el paciente debe ser esterilizado.

Cómo se realiza la asepsia en la clínica dental

En un momento en el que se hace más importante que nunca cumplir con todas las medidas de higienización y desinfección de superficies y espacios de uso compartido, la asepsia en la clínica dental debe ser el objetivo primordial de cualquier profesional.

Las actuaciones para lograr la asepsia en una clínica dental deben poner especial atención en los siguientes aspectos:

  • Desinfección del gabinete y del mobiliario: Se consigue mediante el uso de agentes químicos, como los desinfectantes de superficies.
  • El instrumental: La esterilización es el proceso que garantiza la asepsia en los instrumentos de intervención (desinfectante de instrumentos).
  • La protección de los profesionales y sus colaboradores: El lavado de manos es una constante entre los profesionales odontólogos. Esta medida de protección se suma al uso de equipos de protección individual, como batas, gorros y guantes. En cuanto al lavado de manos, existen también varios niveles según el grado de actuación con cada paciente.
  • La higiene del paciente: Ahora más que nunca se hace esencial la colaboración del paciente. Su presencia en la clínica puede ser una vía de acceso para los microbios. El paciente deberá acudir a la clínica dental cuidando de su higiene personal, de la correcta limpieza de su ropa, y de la higiene bucal. Un correcto cepillado y el uso de agentes antisépticos como la clorhexidina antes de las actuaciones pueden ayudar a reducir los riesgos.
asepsia en odontología y clínicas dentales

La importancia de los desinfectantes de superficies

Uno de los elementos que no puede faltar en un gabinete, y en la clínica dental en general, es un desinfectante de superficies. Este elemento debe estar presente en todas las estancias de la clínica, y su uso debe ser continuo.

Una clínica dental es un lugar por el que pasan muchas personas a lo largo del día. La sala de espera, el mostrador, los gabinetes, los baños, todos estos elementos son utilizados por decenas de personas que dejan su huella allá por donde pasan.

Los desinfectantes de superficies son los únicos productos que pueden garantizar una perfecta higienización de todos los espacios de la clínica. Esto sumado a una buena ventilación es la forma más adecuada de proteger la salud de los pacientes y de los profesionales.

Teniendo en cuenta que los desinfectantes superficies son un elemento clave en la asepsia de las clínicas dentales, hay algunos aspectos a tener en cuenta a la hora de escoger el más adecuado:

  • Facilidad de uso: Los desinfectantes superficies deben presentarse en un formato adecuado para facilitar su utilización por cualquier colaborador de la clínica.
  • Deben estar diseñados con formas ergonómicas y ser ligeros para evitar que el peso pueda impedir su utilización.
  • Calidad del contenido: Hay que informarse bien sobre los elementos que forman el desinfectante. Deben ser siempre de calidad y distribuidos por comerciales y marcas de confianza.
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.