Cómo realizar el mantenimiento preventivo del instrumental rotatorio

Saber cómo realizar el mantenimiento preventivo del instrumental rotatorio es básico para que tu clínica dental funcione bien.

Ya hace un tiempo os dimos consejos para el mantenimiento del instrumental rotatorio. En este caso, iremos más en profundidad y te explicaremos cómo hacer el mantenimiento rotatorio y sus equipos básicos como turbinas, contra-ángulos y piezas de mano.

En primer lugar, gracias a él, garantizas el mejor tratamiento a tus pacientes, con asepsia y profesionalidad.

Y, en segundo término, ahorras gastos derivados de que se estropeen tus instrumentos y tener que reemplazarlos. Por todo ello, vamos a explicarte cómo hacerlo.

¿Cómo lubricar las turbinas dentales?

Como sabes, la turbina es una de las herramientas más usadas en tu clínica.

Te permite realizar tratamientos que requieren desgastar o pulir un diente.

Trabaja a una velocidad de hasta 500 000 revoluciones por minuto. Esto significa que debe hallarse en perfecto estado, pues, de lo contrario, podrías causar mucho daño a tus pacientes.

Tanto por este motivo como por la propia higiene intrínseca a cualquier centro odontológico, es necesario que la mantengas en buenas condiciones. Y, para ello, debes seguir estos pasos:

  1. Quita la fresa para poder limpiar y esterilizar la cavidad, en la que va colocada.
  2. Limpia el instrumento manualmente. Primero enjuágalo en agua a una temperatura inferior a 38 grados centígrados. Luego, retira la cal, de la boca del dispositivo. Para hacerlo, puedes valerte de la sonda que viene con el kit giratorio. Finalmente, haz una limpieza interna usando un aerosol específico.
  3. Desinfecta la turbina. Primero debes hacer una desinfección manual con un desinfectante de superficie. Y, a continuación, introduce la turbina en un dispositivo de desinfección térmica. Ten en cuenta que no te hablamos ahora de esterilización, punto que trataremos más adelante.
  4. Lubrícala. Igualmente, usa un lubricante específico y échalo con su boquilla en el interior de la turbina y haciéndolo girar en forma de U. Para ello, utiliza aceites en aerosol de calidad y preferiblemente sintéticos. Estos cuidan mejor el instrumental. Finalmente, asegúrate de que el aceite sale al exterior.
  5. Esterilízala. Este paso es fundamental para la asepsia de los tratamientos que apliques a tus pacientes. Para llevarlo a cabo, primero introduce la turbina en una bolsa de esterilización. Y, seguidamente, introdúcela en una autoclave de vapor de clase B a un mínimo de 135 grados centígrados. 

El autoclave funciona mediante la desnaturalización de proteínas a través del calor y, con él, logras una perfecta esterilización del instrumental. El vapor a presión que expele sobre las herramientas hace que estas queden totalmente asépticas.

Estos son los pasos que debes seguir para un óptimo mantenimiento de la turbina. Pero, además, es importante que tengas en cuenta algunos consejos.

El mantenimiento de instrumentos dentales rotatorios debe hacerse dos veces al día y, en cualquier caso, siempre que hayan estado un tiempo en desuso.

Asimismo, está contraindicado el uso de desinfectantes fuertes, ya que rompe la película protectora de la lubricación.

Además, los de tipo líquido corroen las partes más pequeñas de los instrumentos. Incluso las toallas con desinfectante intenso están desaconsejadas, ya que podrían estropear los rodamientos de la turbina.

Y, por supuesto, nunca debes usar productos químicos abrasivos.

Limpieza de los contra-ángulos

Como sabes, aunque se parecen, un contra-ángulo no es lo mismo que una turbina.

Ambos son instrumentos rotatorios, pero el primero alcanza una velocidad menor, aunque constante, y, además, vibra menos. Esto se traduce en menos molestias para el paciente.

No es este el lugar para seguir hablándote de los contra-ángulos. Pero sí de explicarte cómo limpiarlos. 😉

A grandes rasgos, los pasos son los mismos que te hemos explicado para la turbina. No obstante, es importante que desmontes las partes de la pieza de mano recta y las limpies y engrases por separado.

Higiene de las piezas de mano

El resto de las piezas de mano que usas en tu clínica dental requieren de la misma higiene que las turbinas y los contra-ángulos. También para ellas debes usar agua tibia y nunca desinfectantes líquidos o productos abrasivos. 

Asimismo, debes lubricarlas con aceite sintético y usando para ello el adaptador de cada herramienta, si lo tuviera. Debes introducir este y aplicar aerosol durante dos o tres segundos hasta que el aceite salga totalmente limpio.

Finalmente, tienes que introducir las piezas en la autoclave de vapor para esterilizarlas.

No te olvides del mantenimiento de las pinzas, ya que necesitan atención especial para tener una larga vida útil.

Para lubricarlas, puedes usar el mismo aceite en aerosol. Hay toda una gama de aceites especiales para el instrumental rotatorio.

Asimismo, aplícalo una vez al día sobre las superficies para eliminar los residuos que hayan podido ir acumulándose en ellas.

Kit Rotatorios dentales

Ventajas del mantenimiento preventivo

Ya te hemos mencionado el beneficio más importante que te reporta el mantenimiento preventivo de tu instrumental rotatorio: el bienestar de tus pacientes.

Unas herramientas limpias y esterilizadas son sinónimo de asepsia e higiene.

Y esto se traduce en que estarás más seguro de que no van a sufrir algún efecto secundario indeseado del tratamiento que reciben.

Pero no es la única ventaja que aporta a tu clínica dental. También debes tener en cuenta el ahorro.

Un instrumental bien cuidado y conservado te durará más tiempo. Es decir, tendrás que cambiarlo más tarde. Y, como sabes, el instrumental de tu clínica no es barato, ¡aunque en DentalShop buscamos el mejor precio para ti!.

Incluso beneficia a tu trabajo y a tu prestigio profesional tener el instrumental en buen estado.

Si las herramientas que usas funcionan bien, trabajarás mejor.

Imagina una turbina que no esté bien mantenida. Funcionará cada vez peor. En consecuencia, vibrará más y tendrás menos precisión a la hora de utilizarla. Esto, como mínimo, causará incomodidad a tus pacientes y ello redundará en que estén menos satisfechos de tu labor.

Como sabes, existe mucha competencia en tu sector y cualquier motivo servirá a tus clientes para irse a otro dentista.

Si ven que tu trabajo les causa incomodidades, es muy probable que lo hagan. Y un paciente que se marcha, raramente vuelve. Por ello, es básico que tu instrumental se encuentre en óptimo estado.

En conclusión, te hemos explicado cómo realizar el mantenimiento preventivo instrumental rotatorio.

Hemos hecho especial hincapié en las turbinas, los contra-ángulos y otras piezas de mano. Pero también tus dispositivos tecnológicos deben hallarse en perfectas condiciones.

El prestigio de tu clínica dental depende de todo ello.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

 

Esta web está dirigida exclusivamente a profesionales y estudiantes del sector odontológico.

Pulse Sí, soy profesional para confirmar que usted es profesional/estudiante del sector dental.

 

Pin It on Pinterest

    0
    Carrito
    Tu carrito está vacíoVolver a la tienda
      Calcular gastos de envío
      Aplicar cupón
      Abrir chat
      ¿Necesitas ayuda?
      Estamos conectados para ti de L-V de 09:30 a 15:00 :-)